27 octubre 2016

LOS GONZÁLEZ Y LA PELIGROSA INCAPACIDAD DE TENER SENTIDO DEL HUMOR EN MÉXICO


Como ya muchos supieron desde hace más de un mes se estrenó esta nueva comedia de Pedro Ortiz de Pinedo con (el canal de) las estrellas, y antes de escribir sobre esto me espere precisamente un rato antes de exponer mi opinión, esperando a que pudiera digerir con mejor perspectiva acerca de este proyecto y toda la critica que rodeo al programa.

La historia es acerca de Leo González, padre de familia de 3 niños, quien se queda sin trabajo, por lo que decide abrir un canal de videos de bromas realizadas con cámaras escondidas, el cual podría sacarlo de su apuro económico, a partir de ahí vemos las situaciones que pasan en esta peculiar familia.

En general puedo decirme satisfecho con el programa, que si bien no es una historia original, y principal desdén del público (ese público que dice no ve televisión pero bien que siguen el mismo en sus sitios oficiales), la adaptación está bien cuidada, no están forzadas las situaciones y el humor es sincero y autentico.

El elenco es sensacional, empezando con Alejandro Cuétara, que digirió a su personaje y le creemos que es el entusiasta Leo González, Dalilah Polanco hace una buena dupla con Cuétara, ya ni digamos de Raquel Pankowsky, es la reina de la comedia.

Ahora en el momento de las  bromas de cámara escondida, deberían darle medalla al valor y el heroísmo a Cuétara, de veras en que situaciones le ha tocado enfrentarse con gente de tan nulo sentido del humor y temperamento  peor que la de Fernández Noroña en éxtasis de furia legislativa, si en los 90 estas bromas eran bienvenidas pero ahora con esta época en donde el humor social se encuentra estatizada y en peligro de extinción no pues, te califican de payaso patético y enemigo mortal de juan pueblo vendido de tata gobierno.

Y en ese tema del humor social es a donde quiero ir a partir del programa, los González es un gran intento de Pedro Ortiz de Pinedo de revivir la barra cómica que tenía Televisa la cual llevaba varios años sin ofrecer, hasta ahora, una carta fuerte para regresar a esa  válvula de escape que todos los mexicanos teníamos para drenar nuestras preocupaciones y pesares de la vida cotidiana en tiempos en que no existía internet y de que de ahí salieron genios del gremio como Alejandro Suarez, Enrique Cuenca y Eduardo Manzano, solo por mencionarle a los más reconocidos.

En estos años de sequía en la televisión en general sufrimos una epidemia de mal humor ante la falta de comedia, nos chutearon repeticiones de las viejas glorias del humor institucional de Gómez Bolaños, las cutres telecomedias que están para el olvido y el auge de la comedia vulgar y homofóbica, y súmenle la situación turbia en materia política, económica y social que fue de donde agarraron poder  los odiosos políticamente correítos y los chairos de disque izquierda que doblan mucho a la derecha represora si manifiestas bromas y parodias en contra de sus consignas que parecen más sermones de extremistas religiosos lisiados.

En el estreno y en los primeros capítulos de los González mucha de esa finísima gente que jura y perjura que no ve televisión porque te idiotiza, pero bien que están al tanto de la “caja idiota”, argumentaron dos puntos absolutos para decir que el programa era una porquería: es de televisa, es del PRI y gobierno en turno…  con esos puntos supremos y objetivos condenaron el programa y que no les causaba risa porque pobre México agoniza en la desgracia mundial nacional y así un fastidioso etc.



Los González es solo una serie cómica que va a lo que va, con una historia interesante a partir del internet  y las redes sociales que son parte de nuestra vida cotidiana, yo disfruto cada uno de los personajes, me rio como tarado y me siento aliviado porque por una hora me libro de la problemática que rodea al país y tengo un respiro y sonrió para seguir con mi vida con renovadas ganas.

Necesitamos reír así como respirar, hasta la ciencia recomienda hacerlo para estar no solo de buen humor sino para tener una óptima calidad de vida y no nos coma la amargura que nos generan las malas noticias que pasan en este país y en el planeta.

Los invito a ver los González, quítese su pose y prejuicios de Che Guevara anti-todo lo que se mueva y véalo como lo que es, un programa cómico de buen entretenimiento para verlo con la familia y amigos. Vera que ni va sentir los minutos que pasan y su salud mental y espiritual se lo agradecerán.

Las penas con pan y buen humor son menos.

Por si mal piensa, duda y le salen sus teorías del complot, NO, no me pago Azcárraga ni el gobierno en turno para realizar esta nota y con ello alejar al pueblo bueno  de la verdad verdadera del México lindo y querido que sufre, sufre, sufre.





No hay comentarios:

Publicar un comentario