23 mayo 2016

LAS PEJOTERIAS DE LA “IZQUIERDA”





El pasado martes 17 de mayo ocurrió un hecho que estremeció a este país y no es para menos, el jefe del ejecutivo federal, recibió a miembros de la comunidad Lésbico, gay, transexuales, travestis, transgénero e intersexuales (LGTTTI) una minoría históricamente reprimida por esta sociedad moralina, ultra religiosa y patéticamente hipócrita, que ahora fue invitada por parte del primer mandatario nacional, Enrique Peña Nieto con motivo del día mundial contra la homofobia, en la que hizo otro hecho impensable por muchos,  anunciar ante ellos que envió una iniciativa constitucional al congreso en la que se reconocerán los matrimonios entre personas del mismo sexo con todos sus derechos y obligaciones como toda unión ante la ley a nivel nacional y no más en unos cuantos estados como actualmente está, además de reformar el código civil para hacer también a nivel federal los divorcios express.

Un presidente de la republica salido del partido político más odiado a muerte, realizo dos movimientos históricos y políticos, que deberían haber salido de las mal llamadas fuerzas progresistas del PRD, Movimiento Ciudadano, PT y la muy autoproclamada organización de izquierda MORENA de López Obrador. Pero no ocurrió, tenían la oportunidad de haber dado esos pasos pero nunca lo hicieron, menos el último mencionado, ya que, según su líder supremo no era importante, lo mismo hizo como Jefe de Gobierno del extinto D.F. al negarse a apoyar estas mismas iniciativas a nivel local.

Algunos sectores de la “izquierda” nacional por el hecho que estas iniciativas salieron del tricolor, lejos de aplaudirla o en su defecto mostrar su más completo apoyo de forma políticamente civilizada, sacaron su oxido al más puro estilo retrogrado y pusilánime que harían las cabezas planas y la mojigata iglesia católica: la despreciaron, justificando que era: un vil movimiento electorero, oportunista, cortina de humo y un largo etc.

Y nuestra preciosa sociedad mexicana multi moralina, esa que exige cambios de ya, pero que al momento de aparecer estos cambios,  lanzan sus incendiarios y vulgares comentarios homofóbicos a través de la santa inquisición digital en que se han convertido las redes sociales para prácticamente decir que sigamos con nuestra cultura social puritana digna de esas sectas terroristas que azotan medio oriente, en donde ser diferente y por tanto enemigo de la pureza es suficiente para ser destruido.

El 17 de mayo de 2016, Enrique Peña Nieto primer presidente de la republica, priista, realizo dos hechos que estremecieron al país en materia social, ahora le toca al congreso de la unión poner de su parte para consagrar estas acciones progresistas, las cuales, muchos miembros de la “izquierda” buscaron inútilmente descalificar al puro estilo de la derecha extremista.



Quedo muy atrás ese 2012 en donde la [ izquierda nacional ] quedo en un honroso segundo lugar, y que debieron cuidar con acciones inteligentes como mejorar su actitud política y de tener una autocrítica real para llegar mejor preparados en 2018, pero en vez de eso, con el pasar de estos 3 años y más, se dejaron llevar por el yugo pejista, ese movimiento mesiánico que promete por arte de magia un país feliz, feliz lleno de caramelos y nubes de algodón, cuyo comportamiento de extremo desprecio justificado a todo lo que no se mueva en su círculo, es comparable a la ultraderecha y en todo un priismo de linaje echeverrista en materia económica, aunque otros lo comparan con el fracasado chavismo, una u otra no es para nada bueno y peor aún, mucha gente esta renuente a no ver lo evidente y que simplemente les es más cómodo ser feligreses sometidos al mejor pastor mareador.

¡¡Ya basta de pejoterias señores autoproclamados de la “izquierda”!! Definan de una vez por todas su orientación política, ¿Son progresistas auténticos o mojigatos de closet con gorgojo?

La historia, como siempre, pondrá en su justa dimensión estos acontecimientos y a sus personajes, los berrinches y escupitajos de odio de los asnos bípedos pasaran al olvido, donde deben de estar. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario